Publicado el 31/07/2018 Categoría: listado, noticias

El Gobierno sigue sin tener noticias del compromiso del Grupo Vela con la planta de Fundinorte.


El Ejecutivo lamenta la situación que viven los trabajadores y recuerda que, a través del ICAF y SODERCAN, ha invertido en la factoría más de 3 millones euros de los que se ha realizado un estricto seguimiento y así lo reflejan las auditorías externas realizadas


El Gobierno de Cantabria continúa sin recibir noticias del compromiso del Grupo Vela con la planta de San Felices de Buelna y asegura que el propietario sigue sin responder a la propuesta de viabilidad planteada por el Instituto de Finanzas de Cantabria (ICAF) y la Sociedad para el Desarrollo Regional de Cantabria (SODERCAN) para poner de nuevo en marcha la factoría, recuperar la cartera de clientes y la actividad industrial, y así resolver la situación generada a los trabajadores.

 

Asimismo, sostiene que tampoco ha recibido ninguna alternativa por parte de la propiedad de la empresa, que “hasta el momento no ha ofrecido formalmente ni a ICAF ni a SODERCAN ningún tipo de garantía o aval que garantice el futuro de la planta”.

 

Todo ello, a pesar de que, desde principios de 2018, ambas entidades públicas vienen manteniendo reuniones con los propietarios de la empresa, las federaciones de industria de CCOO y UGT, así como con el comité de empresa de la compañía con el fin de “mantenerles informados de los acuerdos adoptados en sus órganos de administración”.

 

Además, desde el Ejecutivo se recuerda que todas las decisiones tomadas con respecto a esta factoría, al igual que en todas en las que participa de una u otra manera SODERCAN, son tomadas tras su análisis y votación en el seno del Consejo de Administración, en el que están representados los sindicatos (UGT y CCOO), la patronal CEOE-CEPYME, la Cámara de Comercio de Cantabria, la UC y varias consejerías del gobierno bipartito y en base a los informes técnicos y jurídicos elaborados al efecto.

 

Además, el Consejo de Administración de SODERCAN encargó diversos informes externos para obtener una visión independiente sobre la situación real del proyecto, así como su viabilidad a futuro. El gobierno recuerda que, de igual manera, las Cuentas Anuales de FUNDINORTE son también debidamente auditadas anualmente por un auditor independiente a petición expresa de ICAF y SODERCAN.

 

De igual manera, todos los fondos desembolsados por el Gobierno de Cantabria han sido debidamente justificados ante ICAF y SODERCAN, conforme a los procedimientos establecidos.

 

El Ejecutivo recuerda que Fundinorte, antigua Greyco, es una empresa privada cuya administración concursal decidió en abril de 2016 vender las instalaciones de San Felices de Buelna a los propietarios de Fundinorte, los hermanos Vela, tras validar su plan industrial y de negocio.

 

Con posterioridad a dicha venta, el Gobierno de Cantabria acordó apoyar dicho plan de fundición con el fin de poner en marcha la nueva planta de San Felices de Buelna, diversificando su producción hacia nuevos sectores, modernizándola y actualizándola paulatinamente. Para ello, encargó la operación, que supuso el compromiso de invertir 3,3 millones de euros de dinero público, al ICAF y SODERCAN.

 

Dos años después, en marzo de 2018, y con la fundición paralizada, la instalación cerrada y el personal afectado por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) aprobado por el comité de empresa, el Gobierno regional solicita a sus propietarios, los hermanos Vela, un compromiso firme para mantener su apoyo.

 

El compromiso consistía en que el Grupo Vela regularizara las deudas vencidas e impagadas generadas y que se estimaban en algo más de 600.000 euros hasta el pasado mes de marzo. También supuso la obligación de presentar un plan industrial y comercial que acreditara el ritmo de recuperación de clientes en base a pedidos en firme. Todo ello como paso previo a liberar una aportación adicional por parte de la Administración de 352.000 euros.

 

La solicitud de compromiso al Grupo Vela se acordó por unanimidad y con el aval de informes técnicos y jurídicos en el consejo de administración de SODERCAN.

 

Sin embargo, el propietario de la empresa, no sólo “no dio respuesta” a las peticiones realizadas, sino que inició acciones judiciales ante la negativa de la Administración a liberar cerca de un millón de euros depositados en avales por los dueños de Fundinorte. 

 

Unos avales que representan las garantías de la Administración para asegurar el destino adecuado de las ayudas a Fundinorte en base al cumplimiento de los compromisos adquiridos, tanto para el mantenimiento del empleo como para poner a pleno funcionamiento la fundición de San Felices de Buelna.