Publicado el 23/11/2017 Categoría: listado, noticias

Informe “El Desarrollo Económico de Cantabria: Análisis e Instrumentos”.


Presentado el informe “El Desarrollo Económico de Cantabria: Análisis e Instrumentos”, elaborado por la Universidad de Cantabria y la Fundación Alternativas, que propone fortalecer ICAF y SODERCAN y crear la Agencia Cántabra de Ciencia.


PresentacioInformeFortalecer el ICAF, SODERCAN y SOGARCA, crear la Agencia Cántabra de Ciencia e Investigación (ACCI), fomentar y aprovechar el ‘lobby’ cántabro y crear una red de talento e inversores, son algunos de los instrumentos que se proponen en un estudio de la Universidad de Cantabria y la Fundación Alternativas, para conseguir el “objetivo estratégico” de dotar a Cantabria de un nivel de desarrollo “elevado, sostenible e inclusivo”.

 

Este estudio financiado por SODERCAN, ha sido presentado este jueves por dos de sus tres autores: el catedrático de la UC José Villaverde, y el exconsejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Cantabria y expresidente del PSOE, Angel Agudo, profesor de la UC y miembro de la Fundación Alternativas. El tercer autor es Adolfo Maza.

 

El estudio aboga por potenciar la capacidad del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF) y la Sociedad de Desarrollo Regional (SODERCAN) como instrumentos “vitales” para el desarrollo de Cantabria. Para ello, proponen “algunas reformas” que les otorguen autonomía de gestión, profesionalización y agilidad en la toma de decisiones, sin menoscabo de los controles públicos.

 

En concreto, se propone que rindan cuentas al Parlamento, que el Gobierno proponga al Parlamento la elección de sus máximos responsables y que la duración de sus contratos no coincida con los ciclos electorales.

 

Como primer paso, se propone coordinar las actuaciones de ambas entidades, de forma que haya “complementariedad” entre ellas, y que el ICAF se dedique a las actividades financieras y SODERCAN a impulsar la nueva economía.

 

En este punto, Agudo ha dicho que no entiende por qué siempre se relaciona a SODERCAN con la política industrial cuando es una sociedad de desarrollo y su cometido es “impulsar la política económica global”.

 

Además, ha defendido que debe seguir contando “como mínimo” con el promedio de recursos de los últimos años: “cuatro millones de euros para el funcionamiento de la propia sociedad y 17,5 millones “como mínimo” para las diferentes convocatorias de apoyo a empresas.

 

ICAF, Banco de Desarrollo Regional

Sobre el ICAF, el estudio propone convertirlo en “un auténtico banco de desarrollo regional” que capte recursos para la inversión en los mercados financieros y los canalice hacia los proyectos que determine la comunidad autónoma en su plan estratégico”.

 

Para ello sería necesario que su deuda no compute como deuda de la Comunidad Autónoma. Agudo ha dicho que habría que modificar la actual ley del ICAF y dotarlo de unos procedimientos internos de gestión del riesgo homologados por Basilea y certificados por el Banco de España.

 

Por otro lado, el estudio, presentado en un acto organizado por el Diario Montañés en el Hotel Chiqui, propone revitalizar la Sociedad de Garantía Recíproca de Cantabria (SOGARCA) y ponerla al servicio de los proyectos de inversión de las PYMES y micropymes, siguiendo “experiencias positivas” de estas sociedades en otras regiones como País Vasco y Castilla-León.

 

También consideran oportuna la creación de la Agencia Cántabra de Ciencia e Investigación (ACCI), que daría “independencia de gestión y estabilidad a los fondos destinados al desarrollo del conocimiento, la ciencia y la I+D+i.

 

Se trataría de crear una agencia “a imagen y semejanza de la que se prevé a nivel nacional en la Ley de la Ciencia aprobada en 2011, para “aglutinar lo que ahora está disperso en diferentes departamentos”, ha dicho Agudo.

 

Otra propuesta se centra en la creación una red global que consiga establecer el nexo entre talento e inversión que tenga su epicentro en Cantabria y que sirva tanto para el desarrollo profesional de investigadores, innovadores y emprendedores, como para enriquecer el tejido económico y empresarial de Cantabria.

 

Por último, se propone gestionar lo que el estudio denomina ‘el lobby cántabro en el mundo’, para contar con el apoyo y el compromiso de personas de Cantabria, o con fuerte vinculación con la región, desperdigadas por todo el mundo y que sean relevantes en su campo, ya sea política, empresa, ciencia, cultura, deporte,… e incluso la iglesia. “Tenemos un cardenal”, ha recordado Agudo en alusión al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

 

Análisis DAFO

 

El informe, de más de 100 páginas, comienza con un diagnóstico de la situación de Cantabria a través de un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), para llegar a la definición del que debe ser, a su entender, el objetivo estratégico de Cantabria: lograr un nivel de desarrollo “elevado, sostenible e inclusivo”.

 

Es decir, perseguir un crecimiento del PIB y el PIB per cápita “lo más elevado posible”, que permita a Cantabria converger con la media de las regiones españolas y europeas e incluso alcanzar a las que gozan de mayores niveles de desarrollo.

 

El profesor Valverde ha recalcado que para eso se necesita un desarrollo “duradero y estable en el tiempo” que sea capaz de sortear las diversas fases del ciclo económico sin sufrir grandes tensiones financieras.

 

Los autores también abogan por un crecimiento que preserve y, en la medida de lo posible, mejore la situación del medio ambiente y que además de crear riqueza, la reparta convenientemente entre todos los ciudadanos, reduciendo sustancialmente la pobreza y el riesgo de exclusión y, por lo tanto, las desigualdades socio-económicas.

 

En el siguiente enlace puede descargarse el informe completo: “El Desarrollo Económico de Cantabria: Análisis e Instrumentos”