Publicado el 28/03/2017 Categoría: listado

Más de 300 empresas españolas, cinco de ellas cántabras, exportan a más de 60 países mediante la Certificación Halal.


SODERCAN analiza en una sesión informativa la posibilidad de acceso a los mercados de mayoría musulmana, a través de la Certificación que expide el Instituto Halal.


F10SODERCAN, en colaboración con la Dirección Territorial de Comercio del ICEX y la Oficina de Calidad Alimentaria (ODECA), ha celebrado una jornada informativa dirigida principalmente a empresas agroalimentarias interesadas en la exportación de sus productos hacia los mercados musulmanes. Bajo el título ‘Certificación Halal. Tu pasaporte a los mercados de mayoría musulmana’, la actividad se ha centrado en dar a conocer a los empresarios cántabros la oportunidad que supone la obtención de esta certificación, de cara a expandir su negocio en un mercado en crecimiento.

 

La industria de la alimentación Halal está creciendo muy rápido. En 2014, los musulmanes gastaron 1,1 billones de dólares en alimentación y bebidas. De éstos, 1 billón fue destinado por parte de los países miembros de la OIC a consumir alimentos Halal. Se espera que este gasto crezca hasta los 1,5 billones de dólares en 2020.

 

El Instituto Halal

La entidad encargada de certificar en España y México los bienes y servicios aptos para el consumo de los musulmanes es el Instituto Halal. Con más de 15 años de experiencia y más de 300 clientes, como Repsol, Nestlé o el Hotel Alanda, el Instituto se dedica a promover un desarrollo normalizado del mercado Halal en España y México, a través de la articulación de iniciativas, acciones y proyectos que favorezcan la integración del estilo de vida Halal como un concepto global, un término que significa `permitido, autorizado, sano, ético o no abusivo´ y, por lo tanto, beneficioso para los seres humanos, los animales y la protección del medio ambiente.

 

Tomás Guerrero, director de la Oficina de Madrid del Instituto Halal, ha señalado durante su intervención en la jornada, que “cualquier empresa con vocación exportadora debería plantearse la obtención de esta certificación” ya que existen 1.600 millones de musulmanes en el mundo, aproximadamente el 25% de la población mundial, y este mercado “está comenzando a desarrollarse”, lo cual ha descrito como “una oportunidad muy interesante”.

 

Además de los productos agroalimentarios, el turismo, la cosmética, la salud o la moda son sectores que ofrecen también oportunidades de negocio en la Industria Halal. En España, séptimo exportador mundial de productos agroalimentarios y tercer receptor mundial de turistas extranjeros, el despegue de este mercado no ha pasado desapercibido. Según ha señalado Guerrero, existen “más de 300 empresas certificadas en nuestro país, cinco de ellas en Cantabria, todas ellas del sector agroalimentario, que están exportando en estos momentos a un buen número de países de mayoría musulmana”.

 

Caso de éxito

Precisamente, la experiencia de una de estas empresas, Hapi Ibérica Alimentación, ha sido relatada por su gerente, Javier Varea. Hapi Ibérica es una sala de despiece de vacuno perteneciente al grupo francés Beauvallet, que desarrolla su actividad desde el año 2006 en Cantabria.

 

Según su gerente, aunque en principio la idea era ser una fábrica en exclusividad para su grupo, “poco a poco hemos ido desarrollando nuestras propias líneas de comercios, nuestros propios mercados y clientes”. Gracias a su apuesta por la Certificación Halal de sus productos, en este momento tienen un amplio mercado, dentro y fuera de España, exportando regularmente a países “a los que antes no podíamos acceder y en los que existe un gran potencial de consumo”, ha asegurado Varea.

 

“Es un mercado emergente con mucho potencial, basado en el respeto al sistema de trabajo”, ha señalado, indicando que además de los controles que toda empresa debe realizar, en Hapi Ibérica cuentan con un observador interno, musulmán, “que garantiza que todo el procedimiento, de la recepción al etiquetado, es conforme a las exigencias de este tipo de mercado”. Varea ha asegurado que, pese a la aparente complicación, “una vez inmersos en este sistema, solo requiere ser muy cuidadoso” y ha hecho especial hincapié en que “las posibilidades, tanto de negocio como de sistema de trabajo, son muy beneficiosas para el desarrollo de la empresa”.

 

A la jornada, enmarcada en el objetivo de Sodercan de seguir promoviendo todas aquellas iniciativas que favorezcan la apertura a los mercados internacionales del tejido empresarial cántabro, asistieron representantes de una decena de empresas del sector agroalimentario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.